top of page
Buscar

Tipos de corrosión en tuberías metálicas y su mitigación: Guía completa




La corrosión es un proceso destructivo que afecta a numerosos materiales, especialmente los metálicos. En el ámbito de las tuberías, este fenómeno puede llevar a fallos estructurales, pérdidas económicas y posibles riesgos para la salud. En este artículo, exploraremos 10 ejemplos de corrosión en tuberías metálicas y cómo mitigar sus efectos.



¿Qué es la corrosión y por qué ocurre?

La corrosión se refiere al proceso de degradación de materiales metálicos debido a reacciones químicas con su entorno, principalmente con oxígeno y humedad. Las tuberías, al estar constantemente expuestas a estos elementos, son especialmente vulnerables a diferentes tipos de corrosión.



10 ejemplos de corrosión en tuberías metálicas

Existen varios tipos de corrosión que pueden afectar a las tuberías metálicas. A continuación, se presentan 10 ejemplos de corrosión:

  1. Corrosión uniforme: Se produce de manera uniforme a lo largo de toda la superficie metálica.

  2. Corrosión galvánica: Ocurre cuando dos metales diferentes están en contacto en presencia de un electrolito.

  3. Corrosión por picado: Genera pequeños agujeros en la superficie del metal.

  4. Corrosión intergranular: Se produce entre los granos del metal.

  5. Corrosión bajo tensión: Resulta de la combinación de esfuerzos tensiles y un ambiente corrosivo.

  6. Corrosión por erosión: Causada por la abrasión del metal en presencia de un fluido corrosivo.

  7. Corrosión filiforme: Forma patrones de hilo o filamentos en la superficie del metal.

  8. Corrosión por cavitación: Ocurre en áreas donde se forman y colapsan burbujas, como en bombas o hélices.

  9. Corrosión microbiológica: Resultado de la acción de microorganismos.

  10. Corrosión por alta temperatura: Se produce cuando el metal está expuesto a temperaturas elevadas en presencia de oxígeno.



¿Cómo mitigar la corrosión en tuberías metálicas?

Existen diferentes estrategias para proteger las tuberías metálicas contra la corrosión, algunas de las cuales incluyen:

  • Utilización de recubrimientos protectores, como pinturas o resinas.

  • Selección de materiales resistentes a la corrosión.

  • Control del ambiente para minimizar la humedad y la presencia de agentes corrosivos.

  • Uso de inhibidores de corrosión.

  • Técnicas electroquímicas como la protección catódica.



La importancia de la prevención y el mantenimiento en la lucha contra la corrosión.


Para garantizar la longevidad y la eficiencia de las tuberías metálicas, es crucial adoptar una combinación de medidas preventivas y realizar mantenimientos regulares. Inspeccionar las tuberías periódicamente, aplicar recubrimientos cuando sea necesario y estar alerta a los primeros signos de corrosión puede ahorrar tiempo, dinero y esfuerzos a largo plazo.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page